sábado, 2 de mayo de 2015

¿Qué significa ser un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital? #CDdigital_INTEF

Interesante cuestión plantea la pregunta el título de esta entrada, que es la primera de las actividades del MOOC , "Enseñar y evaluar la competencia digital" organizado por el INTEF. "¿Qué significa ser un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital?"

Empezaremos por lo que dice la Real Academia de la Lengua, que para el termino "culto" en su segunda acepción señala :"Dotado de las calidades que provienen de la cultura o instrucción" . Respecto al término "autónomo" nos dice que se refiere a alguien que tiene autonomía (Condición de quien, para ciertas cosas, no depende de nadie). Una vez puesto el marco de referencia basta añadir "en la sociedad digital", término que cada día es más visible desde todos los puntos de vista, desde el económico al social, pasando por el ocio, la comunicación e incluso la formación (de lo que da fe la existencia de este MOOC).

Considero que el término culto habría que reescribirlo, o modificarlo en parte, si vamos a usarlo dentro del contexto de la Sociedad Digital donde la cultura y la instrucción no son tan formales como  lo eran años atrás, donde, desde la aparición de la Web 2.0 la información y la cultura (y también la instrucción) son menos verticales, menos de arriba a abajo, para pasar a ser más horizontales, donde el ciudadano puede acceder a servicios y herramientas que antes solo eran accesibles para ciertos estamentos sociales. 

Estos nuevos ciudadanos con más posibilidades de acceso a recursos culturales o formativos están cada vez más presentes en nuestra sociedad. Son menos rígidos en sus pensamientos, más "líquidos" y por lo tanto con una mayor capacidad de adaptación a las situaciones y problemas que les sobrevienen.

Respecto a la autonomía en los tiempos que corren, considero que en cierto modo es una falsa creencia aquello de "no depender de nadie" pues la propia Sociedad Digital tiene sus luces y sombras y, por supuesto, está anclada en un consumo voraz de tecnología que ya incluso le da nombre a un  sinfín de Tecno-adiciones que sobrellevan estos ciudadanos pseudo-autónomos.

Para mi, y con esto termino, ser culto y autónomo en la sociedad digital es saber, como siempre ocurrió, separar la paja del grano. Tener capacidad para acceder a la cultura - y a la instrucción-  y hacer uso de ella sin que este acceso te esclavice perdiendo parte de la autonomía propia.