martes, 4 de febrero de 2014

Inteligencia Emocional y Frustración TIC

Anda uno estos días en varios escenarios. Antes, no hace tanto, tal vez no hubiesen existido. Hoy, además de existir, se cruzan, se enredan e incluso llegan a complementarse en ocasiones. Ya digo, varios escenarios de los cuales señalo dos:
Pues como decía ambos escenarios han decidido cruzarse y de ese abrazo surge este post.

En el MOOC todo va deprisa, muchos conceptos del ámbito de las TIC, muchos "login", muchos "password", mucho "colaborativo", mucho "social", no olvides los #hashtag..., en fin, contento y dentro del papel que uno juega en una vorágine de curso de este tipo. Pero, y claro que debía existir algún pero, pensando en ocasiones en los posibles compañeros que al "logearse", no les fue la contraseña, se les olvido, no encuentran tal o cual aplicación, no le fue el "plugin" de su ordenador, no sabían que era un servicio RSS, su "Diigo" está en Inglés y no fue capaz de cambiarlo. Pensando en una idea de Anibal de la Torre donde introduce el síndrome de Prensky para referirse al complejo que algunos docentes sienten frente al avance tecnológico.

Y en esta sopa de ideas surge, en mi Proyecto de Formación (con una parte on-line en EDMODO) la idea de la FRUSTRACIÓN TIC. Esa que uno tiene al ver que lo que hizo se borró, cuándo antes de guardar, se fue la electricidad y la pantalla negra del ordenador (al tiempo que espejo) nos muestra nuestra cara con un gesto y una mala leche que nos comeriamos sin masticar el Procesador Intel Centrino de cuatro núcleos, sin agua para echarlo para abajo.

En fin, seguiré caminado por estos senderos de las emociones y las TIC, esperando eso si, que al final del trayecto se unan para mejorar un poco lo que tengan que mejorar.